Nikon Z6ii, mirrorless. No eres tú soy yo.

Nikon Z6ii, uno de los dos buques insignias de Nikon para las Mirrorless. Gracias a Alvaro Gomez Luque de Casanovafoto por prestármela para probarla.

En esta semana que la he tenido en mi mochila la he exprimido todo lo que he podido. La he usado en temas reales, que es la mejor forma de probar una cámara y no con test absurdos en casa con diferentes luces o haciendo fotos a estanterías. Yo la he usado en 3 eventos durante una semana y he hecho alguna foto más en un paseo por el campo.

Para mí lo importante es encontrarme bien con la cámara en las manos. Será mi faceta fetichista, si lo quieres llamar así. Con esta cámara no me encuentro mal con ella, pero bien tampoco.  Me falta cuerpo. No tengo unas manos muy grandes, pero necesito un poco más de cuerpo.

Como primer o segundo intento de Nikon por las Mirrorless diré que no está mal. No viene a competir con la Nikon D5/D6 buques insignias o D850. Está en otro escalón, quizá más cerca de las D750/D780. No contaré especificaciones, ya que las puedes buscar en cualquier página de la cámara en internet.

Pongo tarjetas, aquí también por suerte, Nikon ha pensado en la velocidad de escritura y lectura de las XQD/CF Express Type B (klas mismas que uso en mis D5 y D850 también la lleva) para alimentar la cámara y no sólo SD.

Toca encenderla y ponerla en funcionamiento, se demora unos milisegundos que a veces son los que te hacen tener la foto o no. Empiezo a configurar los menús, muy parecidos a los de siempre, aunque con algún detalle nuevo, ya explicaré cuales. El visor me ha parecido una maravilla, se ve perfectamente y prácticamente sin blackout cuando trabajas.

Cámara configurada, ajustes hechos, objetivos probados (va con todos los que tengo sin problema, todos con montura F que funcionan como si fueran de forma nativa con el adaptador FTZ). Las lentes F se comportan como si fueran nativas de la nueva montura Z gracias al adaptador FTZ que convierte la antigua montura F en la nueva Z, pero añade unos centímetros al cuerpo. Con objetivos largos, 80-400 AFS, 70-200 AFs o 200-400 f/4 AFS da un poco igual. Con las lentes fijas esos centímetros de más las hacen en algún caso más largas de la cuenta.

Salgo al campo a pasear con ella colgada del hombro y su 24-70 f/4 puesto, el sol me brinda un paisaje maravilloso. La cámara se comporta muy bien.

Es una cámara que necesita un cierto aprendizaje y aunque lleve usando Nikon desde hace más de 20 años hay cosas que han cambiado y necesito aprender de nuevo. Una semana escasa de uso no es suficiente y seguramente le hubiera sacado más partido con ese tiempo de más de uso.

Toca meterla en la bolsa, coger la moto y dirigirme a un evento con la Reina, ahí voy a empezar a probarla, en un evento real. Llega la reina a la Biblioteca nacional y empiezo a disparar foto tras foto, con el autofocus en expandido a la cara para probar el autofoco al ojo, no va todo lo fino que yo pensaba (quizá mi falta de agilidad con ella), a la salida utilizo que mismo que en la D5 o D850 y se comporta mucho mejor.

Queen Letizia of Spain Visits to the exhibition 'Concepcion Arenal. The Humanist Passion 1820-1893' at National Library on February 16, 2021 in Mostoles, Spain (© JOSE GEGUNDEZ)

En cuanto a calidad de imagen, no me ha defraudado. Es muy similar a la D5 con 5 mpx más. A ISOS altos y en una prueba rápida me demostró que funciona bastante bien e imágenes usables incluso a 10.000 ISO.

Descargadas las fotos en el ordenador via Photomechanic de Camerabits e importadas a Capture One pro 21, me doy cuenta que el C1 ya cuento con el perfil pro-standard (igual que la D850) y los colores y matices se ven muy bien, mucho mejor que en la pantalla de la cámara, que ya me parecían muy finos.

Cuando fotografiaba a Letizia me daba cuenta de que el buffer es muy pequeño, 34 RAW+JPG pero que tarda unos segundos en vaciarse cuando se llena y cuando el menú de fotos restantes marca 0 me pongo nervioso si hay fotos enfrente, con la D5 no me pasa, siempre hay una y parece que el buffer tarda en llenarse.

Eduardo Noriega attends ‘Les traducteurs’ Photocall at Ocho y medio Library on February 19, 2021 in Madrid, Spain (© JOSE GEGUNDEZ)El viernes es mi último día con ella, un photocall con Eduardo Noriega en la Librería 8 y medio, un evento tranquilo con una luz interesante en los bajos de un túnel. Lo que estoy viendo en la cámara por el visor es lo que obtengo en los RAW.

Es la competidora perfecta de la Sony A7iii, muy similares y con sensores hermanos.

Nikon necesita un golpe en la mesa aunque sea suave y sacar antes de Tokio 2021 una Z1 o como quiera llamarla que compita en todo con la Sony A1 (la elegida). Para competir con mis compañeros de hombro necesito jugar en la misma liga que ellos, con la D5 y la D850 no tengo duda, con la Z6ii si la tengo, aunque de calidad va sobrada, no así de buffer, tamaño o algo muy importante para mi, como es poder enviar por FTP a mi web o a mis clientes directamente sin pasar por el móvil (como hacen Sony con sus A9, A9II, A7RIII o Canon con la 5DIV o las R6 y R5). Estoy seguro que si nikon implementa nueva tecnología y se acerca a la A1 o la supera, ningún fotografo de Nikon cambiaremos de marca, pero si no, no pondría mi mano en el fuego.

Ps. Se que esta Z6II no es mi cámara. A mis cámaras les pido mucho más. Cuando Javier Garcés de Sony España me prestó las A9 y la A7RIII me gustaron mucho más y me sentí mucho más gusto con ellas, más conectado.